fb   tw   inst

OBTURADOR

ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ


Dispositivo mecánico que determina el tiempo de exposición de la película a la luz. Hay dos tipos básicos: central (también llamado de laminillas) y de plano focal. El obturador central va montado en el interior del cuerpo del objetivo, cerca del diafragma y está constituído por una serie de finas laminillas metálicas que se abren súbitamente al accionar el disparador y se vuelven a cerrar cuando ha pasado el tiempo previsto. El obturador de plano focal va instalado en el cuerpo de la cámara, un poco por delante del plano focal, y es un sistema de cortinillas de tela o metal que se desplazan ante la imagen horizontal o verticalmente dejando entre las dos una rendija cuya anchura y velocidad determinan el tiempo de exposición. Ambos tienen sus ventajas y sus inconvenientes. El diseño de plano focal tapa la película entre exposiciones, lo que permite a la luz atravesar el negativo y hace a este obturador muy adecuado para una cámara reflex de un solo objetivo; como la película queda protegida, el objetivo puede cambiarse en cualquier momento. El obturador central es más caro de fabricar (y además hay que montar uno en cada objetivo) pero más silencioso, suave y fiable que el de plano focal. El obturador central expone toda la película de una vez y, por tanto, puede sincronizarse con el flash a cualquier velocidad. El de plano focal, por el contrario, sincroniza a velocidades más bien bajas (por lo general 1/60 ó 1/125 s), porque tiene que estar completamente abierto para que las cortinillas no tapen ninguna parte de la película durante el destello del flash. La imagen de un objeto animado de movimiento rápido se desplazará ligera pero apreciablemente sobre la película mientras lo hacen también las cortinillas del obturador, y ello da lugar, según las direcciones y velocidades relativas de los movimientos de la imagen y las cortinillas, a distintos grados de distorción. Los obturadores centrales tienen una velocidad máxima de casi siempre 1/500 s, mientras que los de plano focal llegan a 1/1000 y 1/2000 s. Para lograr velocidades más altas hay que recurrir a obturadores especiales, como la célula de kerr, usada en fotografía científica, que hace exposiciones de menos de una millonésima de segundo. Consiste en dos filtros polarizadores montados en los dos lados opuestos de un recipiente de vidrio lleno de nitrobenceno; los dos filtros polarizadores están dispuestos con sus planos de polarización perpendiculares, de forma que cuando se emite un haz de luz polarizada atraviesa el primer filtro y el recipiente, pero no el segundo; si en estas condiciones se somete el nitrobenceno a la acción de una corriente eléctrica, el plano de polarización de la luz gira en su interior y puede atravesar el segundo filtro; por tanto, al no tener partes móviles, la velocidad del obturador es función de la velocidad de pase de la corriente eléctrica, generada en forma de impulso muy breve por un condensador. Si la célula de Kerr se somete a la acción de un campo eléctrico oscilante de alta frecuencia, abrirá y cerrará el paso a la luz varios millones de veces por segundo.

Comments are closed.